Solicitar un crédito hipotecario trae aparejado una responsabilidad de largo plazo con la institución financiera que se lo otorgue, por lo mismo, es esencial que planifique su presupuesto con el fin de contar con los recursos que le permitan hacer frente a este tipo de endeudamiento. Las siguientes recomendaciones son para tenerlas en cuenta durante el período en que esté cotizando el crédito hipotecario:

  • Conozca las condiciones y cotice en todas las instituciones financieras que ofrezcan el producto con las características que usted requiere (plazo, valor de los dividendos, tasa de interés, entre otras). Use el Simulador de Crédito Hipotecario con información en línea disponible en el sitio de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.
  • Tenga claro que algunos de los costos asociados al crédito hipotecario que usted debe pagar son los siguientes: impuesto de timbres y estampillas, gastos notariales, primas de seguro de incendio y desgravamen que, en este caso, son obligatorios, derechos de inscripción en el Conservador de Bienes Raíces, tasación de inmueble hipotecado, estudio de títulos y redacción de escritura.
  • Recuerde que en su escritura están contenidas todas las condiciones finales con que le fue otorgado el crédito hipotecario, es decir, tasa de interés, monto del dividendo mensual, seguros contratados, tipo de garantía, condiciones para prepagar, entre otras, por este motivo preste especial atención a su lectura antes de firmarlo.
  • Tenga claro que la garantía de un crédito hipotecario es de tipo general, lo que quiere decir que la institución financiera tiene autorización para exigir el pago de cualquier otro tipo de deuda que el cliente tenga con la institución.
  • Recuerde que si su crédito hipotecario se financia con letras hipotecarias, éstas pueden ser transadas por el banco en la Bolsa de Valores o ser adquiridas por el propio banco o un tercero relacionado, obteniéndose así los recursos que financian el crédito otorgado al deudor. El precio que se obtiene por la venta de estas letras varía de acuerdo a las condiciones del mercado, por lo que puede generarse una diferencia entre el valor de la letra (“valor par”) y el precio al que ésta se transa. En la escritura de crédito hipotecario o mutuo debe precisarse la parte (si el cliente o la institución) que se hará cargo de esta diferencia.

Fuente: clientebancario.cl

Dejar respuesta